Escuelas de cultura (1): Danses, la tradición valenciana recuperada a través del baile

Escuelas de cultura (1): Danses, la tradición valenciana recuperada a través del baile

Llevan tres décadas enseñando a bailar jotas, fandangos o boleros. Son los miembros de la escuela municipal de danses y bailes tradicionales, un referente local en el folclore valenciano que ha sabido transportar el pasado más arraigado al presente actual. Por su consolidación y su historia, es la primera protagonista de la serie de artículos sobre las escuelas de cultura de Puçol. ¿Aún no la conoces? Sigue leyendo.

Los lunes y miércoles por la tarde, de 18 a 21 horas, la Casa de la Cultura de Puçol tiene una cita con la tradición valenciana. Allí se concentran cada semana un grupo de aficionados a las danzas populares valencianas que, dirigidos por el profesor Ferran Roig, aprenden la técnica de la jota, la seguidilla, el fandango o el bolero. Y todo ello con la banda sonora de las dolçainas, las guitarras y bandurrias, música de rondalla con la que ensayan cada paso.

Después de tres décadas, la escuela municipal de danses puede presumir de ser una de las más antiguas de Puçol, ya que nació incluso antes que la propia Casa de Cultura. Esta permanencia en el tiempo se debe sobre todo a la fidelidad de sus alumnos, pues año tras año siguen teniendo la misma ilusión por bailar y por transmitir a las generaciones más jóvenes ese entusiasmo.

Con la escuela municipal de danses y bailes populares de Puçol, el pasado y el presente se unen para continuar garantizando el futuro de nuestras raíces más arraigadas

Un mérito que sin duda han logrado con creces porque la escuela de danses convive a día de hoy con nuevas escuelas que no le han podido hacer sombra.

“El número de alumnos se ha incrementado progresivamente y ya contamos con un grupo de 15 adultos y una decena de niños, un grupo de infantil que vienen en la primera franja horaria, de seis a siete de la tarde. Pero las matrículas siguen abiertas para todo aquél que quiera animarse a aprender a bailar, nosotros les recibiremos encantados”, asegura Ferran.

Y es que las danzas populares se suman a la oferta de ocio de la Casa de la Cultura, una actividad que permite aprender, no sólo pasos de baile o tipos de música, sino también conocer un poco más la historia de los pueblos valencianos, ya que “cada ritmo lleva las características de una comarca concreta, y cada tipo de danza está relacionado con una época y una sociedad determinadas”, asegura Ferran.

Por este motivo, esta escuela es algo más que baile, significa también cumplir una doble misión: por un lado, transmitir a las generaciones más jóvenes las raíces de la identidad valenciana; por otro lado, difundir esta tradición mediante actuaciones en fechas señaladas, como el 9 de Octubre o las fiestas populares de diferentes poblaciones.

Intercambios y actuaciones al ritmo de los tabalets i las dolçainas y acompañadas del vestuario típico que ayuda a transportar al espectador unos cuantos siglos atrás. Un viaje en el tiempo que hace homenaje a la sociedad de nuestros antepasados.

Con la escuela municipal de danses y bailes populares de Puçol, el pasado y el presente se unen para continuar garantizando el futuro de nuestras raíces más arraigadas.

Informa: Susana Fernández Piqueras

fotos_noticia

162-ferran_roig-1

 

02 Marzo 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional