Una noche de disfraces masiva donde lo más importante es participar y vivir la fiesta

Una noche de disfraces masiva donde lo más importante es participar y vivir la fiesta

Estas fiestas, la cabalgata multitudinaria ha contado con la intervención de 1.364 inscritos, 200 más que el año pasado, y en la cual participaron un gran número de grupos de amigos particulares, además de los colectivos habituales. Una noche que finalizó con un baile de disfraces por todo lo alto.

La gran cabalgata de este año empezó en la avenida Molí de Vent. Allí se reunieron todos los colectivos y el resto de participantes. Una cabalgata en la que se vieron disfraces muy originales y de todo tipo, desde auténticos astronautas recién llegados de la Luna hasta unos participantes que se estaban duchando en plena cabalgata.

Los auténticos pitufos también tuvieron tiempo de venir a la cabalgata de Puçol e incluso los naa’vi acudieron a esta gran cita desde su lejano planeta de Pandora, sin olvidar la visita del Papa que hizo un hueco en su atareada agenda para pasearse encima del papamóvil por las calles de la localidad.

Una cabalgata que cada año cuenta con la participación de más vecinos de Puçol que no forman parte de ningún colectivo, como grupos de amigos, cuadrillas y familiares. “En un lustro hemos cuadriplicado el número de participantes, hace años solo participaban fallas y es muy gratificante ver cómo cada año participa más gente”, comenta José Luis Gómez, técnico de juventud.

Una vez todos reunidos, la cabalgata transcurrió por el recorrido habitual de todos los años al son de las comparsas, abriendo esta riada de disfraces los festeros montados a caballo, y cerrando la cabalgata la carroza de las festeras. Un desfile que finalizó en la plaza del País Valencià, donde se repartieron los premios y donde todos los asistentes bailaron hasta pasadas las 4 de la mañana al son de la discomóvil.

Se repartieron cuatro premios de 150 euros cada uno. El mejor disfraz fue para el Centro Júnior Caminar, que se convirtieron por una noche en una auténtica tribu africana.

El premio a la mejor carroza fue para la Falla Antiga Muralla, unos falleros disfrazados de trogloditas y que llevaban con ellos una carroza en forma de cueva que dejó anodados a todos los integrantes del jurado. Una falla formada prácticamente por jóvenes y que demuestra todos los años que tiene ganas de participar en las fiestas y encima de hacerlo bien, una falla que por segundo año consecutivo consigue el premio a la mejor carroza.

El premio a la mejor comparsa fue para la Agrupación de peñas, que animaron las calles de la localidad con un auténtico desfile de carnaval, que incluso los carnavales de Gran Canaria podrían envidiar.

Y, por último, la Falla Camí la Mar consiguió alzarse con el premio de ingenio y gracia con su disfraz de los Picapiedra y sus pequeños trogloditas conduciendo los elaborados troncomóviles.

“Este año ha participado un gran número de grupos de amigos de la localidad, por eso pienso que se debería haber premiado alguno de estos grupos, ya que no cuentan ni con el mismo número de participantes que una asociación ni con las mismas ventajas económicas, en cambio todos los premios han sido para colectivos. Me gustaría que al año que viene esto cambiara y se premiara el esfuerzo y trabajo de estos particulares, que cada vez son más los que participan y hacen que la cabalgata sea una actividad no sólo para colectivos y asociaciones, sino un acto en el que participa toda la población”, comenta Esteban López, vecino de la localidad.

Este año el jurado estaba formado por la Cofradía Virgen al Pie de la Cruz, la Asociación de Discapacitados de Puçol (ADIS) y la Escuela de Gimnasia Rítmica de la localidad. Un jurado que cada año cambia sus integrantes y que se forma con asociaciones del pueblo que no participan en la cabalgata.

“Una cabalgata en lo que lo importante es participar, lo demostraron los 1.364 vecinos que recorrieron las calles de Puçol repartiendo confeti y regalos, pero sobre todo buen humor, alegría y pasión por la fiesta. Por eso sorprende más la actitud de algún despistado, un pequeño grupo que no entiende la esencia de la fiesta, su intención por criticar la decisión del jurado demuestra su falta de respeto hacia la fiesta, hacia los participantes y hacia los representantes de distintas asociaciones que dedicaron su tiempo a colaborar con la fiesta aportando su opinión como jurado”, comenta Salvador Ávila, concejal de fiestas. 

La entrega de premios se realizó en una plaza abarrotada de gente hasta altas horas de la madrugada, y en la cual todos los participantes pudieron disfrutar de una tortilla gigante patrocinada por los festeros jóvenes del 2011, que se repartió a partir de las 2.30 de la madrugada.

Una noche de disfraces que ha batido récord de asistencia: 47 colectivos, cientos de particulares, una gran cantidad de quilos de confeti, caramelos, juguetes y muy buen rollo.

Una noche donde el premio no es lo principal, lo importante es participar y la unión de un pueblo que vive la fiesta por todo lo alto.

Informa: Lorena Reolid

567-cabalgata_disfraces-5

fotos_noticia   fotos_noticia

 

20 Septiembre 2011
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional