Un cielo colorista para la noche grande de las fiestas de la Mare de Déu

Un cielo colorista para la noche grande de las fiestas de la Mare de Déu

Las fiestas en honor a la Virgen al Pie de la Cruz van acompañadas desde su principio hasta su consumación de espectáculos pirotécnicos, castillos de fuegos artificiales, tracas, bengalas, cohetes... pero sin duda el día 8 se convierte en una ofrenda de fuego a la patrona de la localidad.

Vicente Alcácer, vecino de Puçol, es el responsable oficial desde hace más de siete años de la pirotecnia utilizada en las fiestas patronales y populares. Todo un profesional de la pirotecnia que además se ha encargado de los espectáculos pirotécnicos de las Fallas de este año.

Casi todos los actos vienen acompañados de material explosivo para dar más movimiento y color a la fiesta y por otra parte recordar el comienzo de cada uno de los actos, pero el gran día del fuego es sin duda el día 8 en la cual prácticamente todos sus actos vienen acompañados de material explosivo.

El día empieza con el disparo de tronadores seguida de una despertá a cargo de los festeros jóvenes de Puçol. A las 12 horas se realiza la solemne misa concelebrada que finaliza con el disparo de una traca por la calle de Sant Joan. “Una traca que se disparaba antiguamente y que finalizaba con una mascletá en la plaza de la iglesia”, comenta Vicente Alcácer, el pirotécnico,a quien todos llaman Yoe.

En la procesión se efectuó el disparo de varios castillos de caja china profesional anunciando la salida de la Mare de Déu y la entrada de toda la comitiva, que recorre el casco antiguo de Puçol junto a su patrona, en la iglesia Santos Juanes. Unos castillos en el que se producen unos 1.500 disparos en menos de dos minutos. “A pesar de que son de menos calibre, son impresionantes y dignos de ver, la pena es que es un castillo al cual la gente no acude, solo lo ven los que asisten a la procesión”, afirma Vicente.

Al finalizar la procesión se realizó un castillo encima del campanario y en el cual Yoe utilizó chorros de titanio con vengalas rojas y una caja china que dejó anonadados a todos los que se encontraban presentes: “Un castillo muy llamativo a pesar de las pocas posibilidades que tenía por la limitación del espacio del campanario”.

La noche del día grande, el día en honor a la patrona finaliza con el disparo de un castillo de fuegos artificiales que contenía 40 kilos de pólvora y con un golpe final de 80 carcasas. “Este año el castillo fue diferente, ya que los festeros querían un castillo rápido, para mi gusto más rápido de lo que tocaba, pero sin duda sensacional”, concluye Vicente. 

Un castillo que alumbró el cielo de Puçol con miles de colores, un cielo colorista y a la vez grandioso de una localidad que estos días está unida, una localidad que año tras año le rinde homenaje a su patrona.

Informa: Lorena Reolid

605-castillo-fuegos-3

fotos_noticia


15 Septiembre 2011
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional