Horchata, cruasanes y discomóvil, la combinación perfecta para poner fin a la Escola d’Estiu

Horchata, cruasanes y discomóvil, la combinación perfecta para poner fin a la Escola d’Estiu

Todos los alumnos de la Escola d’Estiu 2011 se reunieron el último viernes de julio en La Milotxa para disfrutar en comunión de la gran fiesta final. Entre horchata, algo de comida y música se cerraba la última edición que ha contado con talleres participativos, terapia de musicología, cine, teatro, cuentacuentos, excursiones… y mucho más.

El pasado 29 de julio la Escola d’Estiu puso fin por todo lo alto a su edición de este verano 2011 con una gran fiesta en el colegio La Milotxa. En este pequeño festival se reunieron los alumnos de la Escola d’Estiu, desde los más pequeños hasta los más mayores, junto a los monitores, coordinadores, técnicos del Ayuntamiento y autoridades.

Comenzó a media mañana con una discomóvil a cargo de Miguel Lajara, allí pequeños y grandes lo pasaron en grande moviendo las caderas al ritmo de la música y jugando con pistolas de agua para aliviar el calor del verano. Además, gracias a la donación de 70 litros de horchata por Horchata Juan’s y un montón de bollería de Bimbo, los niños pudieron coger fuerzas durante el almuerzo para afrontar el resto del día.

Por una parte, a lo largo de todo el mes de julio, alrededor de unos 283 niños de educación infantil y primaria, repartidos entre los colegios Luis Vives y La Milotxa respectivamente, han disfrutado y aprendido en contacto con la naturaleza.

La temática, en torno a la que han girado las actividades, ha sido la historia. Así pues cada semana se ha correspondido a una época histórica: Edad Antigua, Edad Media, Renacimiento y Edad Moderna y Contemporánea.

Como novedad de esta edición, respecto a las anteriores, es que los alumnos del colegio Luís Vives han realizado salidas y excursiones que han compaginado con talleres: han ido en bicicleta a la playa de Puçol, en tren al mercado del Cabanyal, al instituto a hacer deporte, al parque acuático Segóbriga Park, a la Costera y también al mercadillo de los martes en Puçol donde montaron una parada y vendieron sus manualidades a cambio de la voluntad.

A los pequeños de La Milotxa también se les ha dado algo más de libertad y han salido a la ludoteca situada en el Espai Social Martínez Coll y a la Casa de Cultura. Además, realizaron un taller de trufas y otro de educación vial organizado por los monitores.

Por otra parte, los alumnos de la Escola d’Estiu de ADIS (Asociación de Discapacitados de Puçol) se han repartido en distintas áreas, entre la playa y el Polideportivo municipal y han realizado actividades distintas.

Por un lado, el grupo de los mayores, formado por alumnos de ADIS y del PCPI (Programa de Cualificación Profesional Inicial), ha realizado tareas de jardinería sencillas por las mañanas con la finalidad de mantener la playa en buen estado, limpiando plásticos y papeles, manteniendo las rotondas, plantando o recortando setos… Al finalizar, los alumnos almorzaban y se dirigían a la piscina municipal para tomar un baño y a continuación a realizar talleres de higiene o cultura general en el Espai Social Martínez Coll.

Por otro lado, los alumnos de movilidad más reducida han realizado juegos adaptados y terapia de musicología en el Polideportivo municipal junto a cinco profesores de Phi Educacional y una estudiante en prácticas, quienes han sido los encargados de acompañarles durante todo el mes en este proceso de aprendizaje.

En palabras de Jessica Ríos, coordinadora en el colegio Luís Vives, “la Escola d’Estiu ha sido todo un éxito, actividades como la salida a la playa han servido, además de para disfrutar y pasarlo bien, también para dar más independencia a los niños y, por tanto, más seguridad en ellos mismos”.

“Como todos los años la valoración de la Escola d’Estiu ha sido muy positiva. Los alumnos han aprendido mucho y se lo han pasado muy bien con todas las actividades. Y, además, los padres han podido continuar con su rutina sin preocuparse durante unas horas por el cuidado de los niños, ya que la Escola d’Estiu es un buen espacio lúdico y de aprendizaje  perfecto donde dejarlos en horas de trabajo”, argumentó Eloísa Rosa, concejal de bienestar social.

De cara al año que viene, se espera que “se apunten todavía más niños y se sigan programando actividades fuera de los talleres, y que son de gran aceptación por parte de los alumnos y los padres”, como comentó Merche Sanchis, la alcaldesa.

Informa: Lucía García

494-clausura_escola_estiu-1

fotos_noticia


14 Agosto 2011
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional