Cáritas y Bienestar Social sustituyen la entrega directa de alimentos por vales para comprar en Puçol

Caritas, su economato y las familias con más necesidades de Puçol también sienten el impacto del Covid-19. La imposibilidad de mantener abierto el tradicional economato ha llevado al Ayuntamiento y las dos parroquias locales a buscar fórmulas alternativas para atender a los usuarios y la opción elegida es entregar a esas familias unos vales para intercambiar por productos de primera necesidad en distintos establecimientos de la población.

Dos representantes de la parroquia Santa Marta (el sacerdote Vicente Gozálvez y Elena Díaz), dos de los Santos Juanes (el párroco Ismael Ortiz y Amparo Marco) y dos del Ayuntamiento de Puçol (el concejal José Mª Esteve y la alcaldesa Paz Carceller) se reunieron el lunes, 6 de abril, en el salón de plenos municipal para estudiar juntos cómo organizar la distribución de alimentos desde Cáritas Interparroquial.

Sobre la mesa, el coronavirus, lo que invalida las fórmulas habituales de entrega de productos alimentarios y de primera necesidad desde el economato de Cáritas, por lo que las alternativas tienen que pasar por evitar las aglomeraciones, que las familias se trasladen lo mínimo posible y, en definitiva, potenciar el gran desafío de estos días: quedarse en casa.

«Para evitar el contagio hemos planteado un sistema de vales para intercambiar por comida en distintos establecimientos de la población», apunta Paz Carceller. «De esa forma eliminamos que los alimentos pasen por distintas manos y la presencia en el economato, tanto de grupos de voluntarios como de usuarios».

Los vales no tendrán el mismo valor para cada familia, ya que se cuenta con los datos de ambas instituciones, Ayuntamiento y Cáritas, para establecer un baremo en función del número de personas que componen cada familia y su situación actual.

«No es una decisión caprichosa sino conveniente en la actual circunstancia que atravesamos y se adaptan los vales a la realidad de cada familia, en función de los datos que tenemos tanto en Cáritas como en los Servicios Sociales», afirma Ismael Ortiz. Este cambio supone disminuir la concentración de personas «tanto de usuarios como de voluntarios, evitaremos la manipulación de los alimentos y daremos un paso más en la dignificación de la ayuda».

Entre las ventajas, para las familias que reciben los vales, destacar que son las propias familias quienes deciden cómo invertir ese dinero en los establecimientos, de alimentación y productos de primera necesidad, a los que pueden dirigirse.

Esta fórmula también implica que la donación de ropa y alimentos no tiene sentido en estos momentos, por lo que los vecinos y empresas que deseen colaborar con este nuevo modelo de ayuda a las familias en riesgo de exclusión social pueden ingresar su aportación en la cuenta de Cáritas Interparroquial del Banco de Santander: ES48 0075 1089 4907 0021 5091.

El reparto de los vales se hará en principio quincenalmente, aunque, al tratarse de una nueva fórmula, se irán estudiando los resultados y se adaptarán a la realidad de la situación actual.

La próxima distribución de vales entre familias de Puçol se realizará el miércoles 15 de abril.

Una ayuda más necesaria que nunca, finaliza el párroco: «durante la pandemia, las puertas de las casas y de los templos están cerradas, pero los corazones han de estar abiertos y solidarios para afrontar este tiempo difícil. Como dice el Papa: en esta tormenta que atravesamos, estamos todos en la misma barca y todos los esfuerzos son necesarios».

Informa: Sabín | Fotos: Paz Carceller y Sabín

205-caritas-y-ayuntamiento-2

 

07 Abril 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional