Una etapa para la historia: medidas del Ayuntamiento durante y después del estado de alarma

El 14 de marzo comenzaba una etapa inédita en la historia: un confinamiento obligatorio debido al coronavirus. Tras una primera fase, centrada en informar de las medidas que iba marcando el Gobierno de España, el trabajo del Ayuntamiento se centró en mantener los servicios municipales y la atención a los vecinos. Pasado el estado de alarma, es el momento de las ayudas, de potenciar el empleo, de garantizar servicios seguros y de continuar trabajando todos juntos.

La clave durante el confinamiento estaba clara: seguir la normativa que el Gobierno iba marcando, para lo cual han sido fundamentales los medios de comunicación locales És Puçol (WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y página web).

Pese al confinamiento, las emergencias se han atendido, de ahí que las ayudas específicas para alimentos, con vales para comprar en comercios locales, se hayan multiplicado en estas fechas. «Igual que las ayudas al pago de alquileres, luz y agua, que se han triplicado esta primavera», explica la alcaldesa Paz Carceller.

Se han mantenido los servicios de atención al ciudadano, eso sí, vía telemática, y la posibilidad de obtener el certificado digital… algo que pocos ayuntamientos del entorno han ofrecido. El teletrabajo ha funcionado en todos los departamentos municipales.

Durante el confinamiento han comenzado las ayudas a autónomos, emprendedores y empresas locales. Toda una serie de propuestas tramitadas a través de la AEDL (Agencia de Empleo y Desarrollo Local) destinadas a potenciar el empleo, la contratación y el tejido empresarial local.

«Han sido tiempos difíciles, en los que cada día había que adaptar nuestros servicios a las normativas y condiciones del estado de alarma», resume la alcaldesa. «Nuestra principal preocupación siempre ha sido la protección de nuestros vecinos y velar por su salud durante el periodo más crítico».

El regreso a la normalidad ha venido acompañado de multitud de proyectos: apertura de edificios públicos con las máximas medidas de seguridad (Bienestar Social, piscina, aula de estudio, polideportivo…), plan de contingencia para la playa (con medidas excepcionales), los auxiliares en la playa (informadores contratados por Generalitat para potenciar la seguridad), Concilia (un proyecto para que los padres que trabajan tengan atendidos a sus hijos en julio), los campus deportivos de verano (organizados por las escuelas deportivas municipales) y, el 7 de julio, la inauguración de la Sala Blava (espacio cultural junto a la Oficina de Turismo).

A nivel político, una mesa de trabajo con todos los grupos municipales para aprobar medidas para la creación de empleo, el comercio local y la atención a las personas más vulnerables.

Un trabajo con medidas consensuadas todos los grupos políticos municipales con un solo objetivo: Activar Puçol.

Informa: Sabín | Fotos: Sergio Maestro y Sabín

balance-coronavirus-1

09 Julio 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional