Artículo de Vox del mes de octubre: «Por Puçol, por España»

Este es el artículo del Vox de octubre, titulado Por Puçol, por España. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Entiendo que este suministrador de noticias es para informar sobre cuestiones locales que, aunque en ocasiones, se salga de su término municipal, siempre se espera vuelvan de nuevo al núcleo de la población.

El 10N volveremos a votar en unas elecciones generales que no son para nada normales, donde el independentismo y la posibilidad de querer fraccionar España está enfrentando, de nuevo, a españoles contra españoles, donde los gobiernos que se autodefinen progresistas están mostrando su incapacidad de acuerdos y gobernar y sus radicalismos extremos sin compasión, y lo que es peor, sin «taparse» un poco, quedando en evidencia ante los ciudadanos y dejando a los que ellos denominan con el insulto de «extrema derecha» como angelitos tras sus desafortunados movimientos.

Todo esto, unido al adoctrinamiento que intentan imponernos desde Generalitat Valenciana a través de partidos e instituciones disfrazadas de corderitos, ante lo que gente como el partido que represento con orgullo en Puçol, no cejaremos en el empeño de anular en cuanto la población despierte de la música intoxicada de estos flautistas de Hamelin.

En el municipio, el fantasma de la subida de impuestos, debido a mala intención de la administración política anterior, mal gestionando y regalando en ocasiones «el dinero público que no es de nadie», ha sobrevolado durante el último mes sobre los despachos, pero gracias a la labor eficaz del Gobierno actual al completo, se ha podido alejar, como mínimo este año.

Pero será muy posible que en el próximo ejercicio se deba asumir una recarga de ciertos tributos para compensar el nivel ingreso-gasto patrimonial de Puçol para mantener los servicios que la ciudadanía ha tenido hasta ahora. Para ello, todas las concejalías se van a apretar en 2020 el cinturón para mantener el bienestar de todos, aplazando inversiones necesarias que no tendrán más remedio que esperar.

Los impuestos importantes de la localidad llevan seis años sin renovarse, y los anteriores gobiernos de izquierda —que fueron de nuevo incapaces de ponerse de acuerdo, como buenos estrategas progresistas— no los subieron cuando sí tuvieron la oportunidad, con la única finalidad de diezmar las arcas municipales antes de las elecciones y soltarles la patata caliente al «siguiente», sabiendo de sobra que existía la gran posibilidad de que el pueblo no les renovase su mandato. Y este lo hizo bien, los ha enviado a todos al banquillo de pensar, y a algunos al vestuario.

Esta descompensación de haber-deber hace que cada año los gastos suban más, pero se mantienen durante años los mismos ingresos, al final se comen toda la hucha. excepto que surja algo positivo e imprevisto.

En fin, el 10N, España va a hablar, cada cual votará a quien crea más oportuno, pero espero que, por el bien de este país, de nuestras familias e hijos, mediten bien su voto… ¡Que menuda papeleta tienen!

Una opinión de Vox

30 Octubre 2019
FaceBook  Twitter  

Información Adicional