Consuelo Martínez homenajeada en la comida de Navidad del ayuntamiento

Consuelo Martínez homenajeada en la comida de Navidad del ayuntamiento

Desde hace tres años, todos los trabajadores vinculados al Ayuntamiento de Puçol se reúnen unos días antes de las vacaciones navideñas para celebrar juntos una comida de hermandad que sirve también para homenajear a aquellos que se jubilan. En el encuentro del jueves, 20 de diciembre, Consuelo Martínez recibió el reconocimiento de la corporación y de sus compañeros a toda una vida de trabajo para la institución.

Políticos y funcionarios del ayuntamiento, junto a trabajadores del Polideportivo Municipal, de la Casa de Cultura, del Centro de Acogida de Inmigrantes, de la Brigada de Obras y de la Emisora Municipal de Televisión de Puçol, se reunieron en el salón Els Menjars para celebrar lo que en estos últimos años se ha convertido en una tradición ineludible: compartir todos juntos la Navidad y despedir a los que ya se jubilan.

Sólo faltaron a la cita los que en esos momentos debían atender los servicios mínimos y algunos policías que no se sumaron a la celebración.

Quien sí estuvo, y le tocó abrir el acto, fue la concejal de Personal, Merche Sanchis, a quien se le notó en algunos momentos que era su debut en este tipo de discursos, frente a más de doscientos trabajadores actualmente a su cargo. Afortunadamente, llevar el discurso escrito permitió que éste fuera conciso y no se dejara ningún punto en el tintero.

La concejal recordó que 2007 ha sido un año muy intenso en el Departamento de Personal porque "estamos llevando a cabo la modificación de la relación de puestos de trabajo para todos y cada uno de los grupos que la componen". Destacando sobre todo su felicitación para los auxiliares administrativos que han pasado a ser funcionarios y que precisamente "está previsto para dentro de unos días dar comienzo la promoción interna de algunos auxiliares que pasarán a una categoría superior, por razones de mayor responsabilidad y dedicación en su trabajo".

Por último, recordó que ya se han realizado las convocatorias de las catorce plazas vacantes de policía y que desde el ayuntamiento se continuarán sacando las plazas pendientes a lo largo de 2008.

El momento más emotivo de su discurso llegó cuando llamó al escenario a Consuelo Martínez Moreno, la trabajadora municipal que durante muchos años ha desempeñado tareas de mantenimiento y limpieza en el colegio público Obispo Hervás y que se jubilaba en este acto: un ramo de flores y un regalo sirvieron para darle la despedida de parte de todos sus compañeros.

Mucho más breve fue el alcalde, Mariano Sanchis, quien no necesitó ni escritos ni hacer un repaso exhaustivo: se limitó a agradecer a todos su presencia y a desear un feliz año nuevo.

Tras la comida, la fiesta se prolongó hasta bien entrada la tarde, en un ambiente relajado y distendido, aunque en esta ocasión los fumadores tuvieron que hacer un esfuerzo doble: fumarse un pitillo implicaba salir fuera del salón, donde no sólo había aire fresco... también estaba lloviendo.

11 Enero 2008
FaceBook  Twitter  

Información Adicional