Puçol recupera su memoria: Mariano Amigó, segundo libro sobre la historia del siglo XX en menos de un año

En enero de 2014, Vicente Villar comenzó a escribir la biografía de su antepasado Mariano Amigó, el hombre que en la primera mitad del siglo XX trajo agua potable a Puçol, construyó el barrio de San Claudio y puso en marcha la Casa Social, un centro de formación que también se convirtió en teatro y cine con el paso de los años. Con el texto finalizado, ahora el equipo que creó el primer volumen de Puçol en la memòria trabaja para que el libro vea la luz a principios de 2016.

Vicente Villar es vecino de Puçol, tiene una farmacia en la plaza Joan de Ribera, profesor de farmacia en la Universidad y sobrino nieto de Mariano Amigó.

Casi como una prolongación de su trabajo como educador decide un buen día recuperar un capítulo de su historia familiar que, además, forma parte de la historia de Puçol: “Animado por mi madre, que me contaba muchas historias, decidí comenzar a recopilar información sobre lo que hizo Mariano Amigó, al que muy pocos hoy conocen: unos dicen que fue un político, otros que un cura… pero casi nadie recuerda lo que hizo”.

Comienza a escribir en enero de 2014. Y tras diez meses de trabajo logra tener el primer manuscrito, en el que se recoge la vida del doctor Mariano Amigó (1887-1942), un sacerdote de Puçol que puso en marcha muchos proyectos para el pueblo, sobre todo entre las décadas de 1920 y 1930: fue el hombre que canalizó agua potable de un pozo al casco urbano; la persona que invirtió sus ahorros y los de su familia para crear el barrio de San Claudio, una zona de casas para familias con poco poder adquisitivo; y construyó la Casa Social, un centro formativo, sobre todo para mujeres, que también fue teatro, cine y sede de proyectos educativos…

Su legado, hoy

En la actualidad, quedan algunos iconos que recuerdan su existencia, aunque el paso del tiempo ha hecho mella en la mayoría de ellos.

Tiene una calle dedicada en el barrio San Claudio, aunque rotulada erróneamente como “Carrer de María Amigó”, un acento que cambia el destinatario de la calle y que debería ser corregido lo antes posible.

La Casa Social dejó de ser cine en los años 70 y, tras permanecer cerrada un tiempo, su planta baja fue ocupada con un Mercadona. En el siglo XXI vuelve a estar cerrada, con un deterioro evidente y con la necesidad de tomar alguna medida si se quiere salvar este ejemplo del patrimonio histórico local.

La casa señorial, donde vivió gran parte de su vida, situada en la calle Morvedre, permanece cerrada, pero en buen estado. La idea es convertirla en una casa-museo, aunque este proyecto no acaba de arrancar. Para llevarlo a cabo hace falta la colaboración de la familia Villar y de distintas instituciones. Intenciones hay. Resultados, todavía no.

La misma casa tiene una fachada a la calle Sant Pere, en realidad era la vivienda del servicio y, más tarde, una farmacia. Comunica con la casa señorial y, como ella, su estado no es malo. Pero necesita un proyecto que la convierta en un lugar visitable, en un recurso para el pueblo…

Y la casita de la playa, donde vivió los últimos años de su vida Mariano, hoy permanece casi como a mediados del siglo pasado. Incluso la cama y algún cuadro son de la época en que vivió allí el promotor del barrio San Claudio.

De todo ello habla Vicente en su biografía y también de todo lo que sucedió en Puçol en aquella primera mitad del siglo XX: “Creo que es una parte importante de la historia de Puçol, porque habla de muchos temas vinculados a la población. El libro no sólo cubre su vida, que fue corta, 54 años, también el antes y el después de esa intensa biografía”.

Trabajo en equipo

El trabajo del texto ha contado en estos dos años con un colaborador incondicional, Gonzalo Alcácer, que ha ido grabando las entrevistas con las personas que conocieron al creador de la Casa Social. Después, ha sido el realizador de un vídeo que se distribuirá a la vez que el libro y de una versión reducida que se proyectará el día de la presentación del mismo.

Con su trabajo discreto, en segundo plano, pero incansable, Gonzalo ha sido el encargado de poner en imágenes las palabras de Vicente… en un claro proceso de simbiosis, ya que las imágenes grabadas por Gonzalo también han servido para extraer nuevos datos que Vicente ha incorporado al libro.

Finalizado el texto, Vicente contacta a principios de 2015 con la entonces alcaldesa Merche Sanchis, para buscar juntos fórmulas de colaboración que permitan sacar el libro adelante y, al mismo tiempo, estudiar proyectos de rehabilitación de la casa donde vivió Mariano Amigó, con el objetivo de convertirla en una casa-museo.

Como el Departamento de Comunicación se encontraba entonces trabajando en el libro Puçol en la memòria (volum 1), también centrado en fotos y textos de la historia del pueblo en el siglo XX, acuerdan aplazar la biografía hasta después de presentar el libro.

Finalmente, en octubre, Villar se entrevista con el nuevo alcalde, Enric Esteve, para reactivar el proyecto. Además, el alcalde se compromete a escribir un prólogo para el libro… que ya está redactado.

Asumido ya el proyecto, el trabajo del Departamento de Comunicación está ya en marcha: Sento Pascual se ocupa del diseño, Sergio Maestro de preparar las fotografías y Sabín del texto y las reuniones de trabajo para completar el libro.

Tras leer la primera versión, se toma una primera decisión: sólo con texto el libro queda pobre, por tanto hay que buscar material gráfico histórico y hacer nuevas fotos de los lugares vinculados a la vida de Mariano Amigó. Para llevar adelante estas tareas se contacta con el mismo equipo que hizo posible el libro Puçol en la memòria: Manel Alonso, Sonia Pineda y Encarna Sebastiá.

Sonia, Encarna, Vicente, Gonzalo y el Departamento de Comunicación comienzan las reuniones de trabajo el 17 de octubre en la Casa de Cultura. Y con ellas el proceso de edición del libro: primeras correcciones del texto, fotos pendientes, listado de lugares a visitar, revisión del material de archivo, propuestas de algún texto nuevo…

El trabajo en equipo pronto ofrece resultados visibles.

A mediados de noviembre ya hay nuevas fotos de la Casa Social, de la vivienda de la calle Morvedre, de la casa de la calle Sant Pere y de la casita de la playa donde Mariano vivió los últimos años para retrasar en lo posible el avance de la enfermedad que acabó con su vida en 1942, a los 54 años de edad.

También el equipo dispone ya de material antiguo, recopilado, catalogado y escaneado.

Es el momento de comenzar a seleccionar lo que entrará en cada capítulo del libro. También el material gráfico que Gonzalo debe añadir al vídeo, cuyo primer montaje ya está editado.

Entramos en la etapa más oscura. La que menos se ve. Cuando todo esté elegido el trabajo será mucho más rápido. El objetivo es tener todo el material bruto a punto antes de Navidad. Luego, diseñar y maquetar en enero. Enviar a imprenta. Corregir pruebas…

Y presentarlo en las primeras semanas de 2016.

En menos de un año, será el segundo libro que se edita sobre la historia de Puçol.

Pero no será el único. El mismo equipo ya está trabajando en un proyecto sobre edificios emblemáticos de la población y en otro sobre recetas tradicionales… siempre con el mismo objetivo: recuperar la historia de Puçol.

Informa y fotos: Sabín

fotos facefotos facefotos facefotos facefotos face

919-libro-mariano-amigo-1

 

 

 

 

18 Noviembre 2015
FaceBook  Twitter  

Información Adicional