Pepa Conesa, la nueva concejal de agricultura, tercera edad, consumo y revitalización del casco antiguo

Pepa Conesa, la nueva concejal de agricultura, tercera edad, consumo y revitalización del casco antiguo

En su DNI dice Mª Ascensión, aunque ella siempre ha preferido que la llamen Pepa Conesa. Se considera una persona activa, a la que le gusta hacer cosas, prueba de ello son los cuatro años de presidenta de la escuela de baile del Sindicato Agrícola, que le han servido de experiencia para afrontar quizá el reto más difícil de su vida profesional: desde el pasado mes de junio es la concejal responsable de la tercera edad, agricultura, consumo y revitalización del casco antiguo.

''He pasado dieciocho años cuidando a mi madre y mi tía, que estaban enfermas, por eso consideraba que estaba preparada para trabajar con la tercera edad y pedí esa concejalía. El campo siempre ha sido una pasión mía, por lo que también era fácil que me tocara. Las otras dos concejalías me las asignó el alcalde''.

Aún no ha podido trabajar a fondo con los mayores, porque durante el verano apenas ha tenido tiempo de contactar con cada colectivo y convocar la asamblea del club municipal de jubilados y pensionistas para elegir la nueva junta directiva. Pero ya sabe que el Espai Social dels Majors va a dar mucha faena: ''hemos preparado la documentación para solicitar a la Consellería que nos lo incluya dentro de la red de centros especializados de atención a los mayores, con lo que se podría montar un buen puñado de servicios, como podólogo, fisioterapeuta o masajes''.

De momento la subvención no llega, por lo que las únicas actividades que están a pleno rendimiento son las más lúdicas, como los bailes en el Espai Social La Barraca los sábados y domingos por la tarde, las cenas una vez al mes y las charlas formativas que ya venía organizando la concejalía de la tercera edad.

''Hablamos de personas que han trabajado toda su vida, por lo que ya es hora que se diviertan. Además, mientras lo hacen no se preocupan por su salud, por su estado anímico o por esos problemas que siempre rondan por la cabeza de los mayores''.

Más actividad ha tenido en el área de agricultura: desde julio las avionetas de la Consellería fumigan los campos como protección para la ''ceratitis capitata'', más conocida como la mosca de la fruta.

Además, durante el verano la patrulla rural del Ayuntamiento ha estado poniendo trampas en los frutales e incluso se ha lanzado una campaña para que los vecinos que tienen frutales dentro de sus casas acudan al Ayuntamiento a pedir el tratamiento, que es gratuito: ''la mosca afecta a la higuera, el caqui, el albaricoque, el melocotonero, el peral, la vid, el xinxoler, el membrillero, el manzano, el cerezo y el ciruelo. A mediados e septiembre ya llevábamos repartidas 200 trampas para frutales y 30 libros de Malation, pero es importante que quienes tienen algún frutal en su chalet o en una finca cerrada vengan a recoger el tratamiento gratuito lo antes posible, porque cuando madure la fruta las trampas con proteína pierden su eficacia ya que la mosca acude directamente a la fruta''.

En septiembre el mayor peligro se centra en la fruta extratemprana, como la arrufatina, marisol, clausellina, okitsu y oroval.

Para combatir la mosca en los campos de cítricos el Ayuntamiento dispone de 450 litros de Malation y otros tantos de proteína para las trampas. Dentro de un mes los cítricos con mayor peligro serán los de maduración temprana, como la clemenules o la satsuma, para cuyo tratamiento el año pasado se repartió un total de 288 litros de Malation y este año se espera una cantidad similar.

''El problema no es sólo de los agricultores que tienen campos, sino también de los que no están cultivados, cuyos árboles deberían ser t

23 Septiembre 2003
FaceBook  Twitter  
  • Imprimir