El ajedrez previene el Alzheimer al estimular memoria y concentración

El ajedrez previene el Alzheimer al estimular memoria y concentración

El Hospital Clínico, en colaboración con la Federación Valenciana de Ajedrez ha realizado un estudio entre personas de la tercera edad. El estudio ha demostrado cómo la práctica de este juego interviene en la prevención del Alzheimer, incluso más que otros juegos memorísticos presentes en el mercado. Joaquín Soriano nos expone los resultados.

La enfermedad de Alzheimer es sin lugar a dudas una de las manifestaciones de demencia senil más común  y viene asociada a la pérdida lenta y progresiva de las células nerviosas y de las conexiones entre sí de estas células. Hasta el momento no existe curación para esta enfermedad porque las células nerviosas o neuronas muertas no se regeneran como hacen otras células de nuestro organismo.

Lo que numerosos estudios clínicos están tratando de demostrar es que las conexiones neuronales es posible restablecerlas o producir otras nuevas, es decir, establecer otros caminos de llegada de la información hacia nuestra corteza cerebral donde se procesan las actividades como la memoria o la concentración.

Uno de esos estudios pioneros se ha hecho en el Hospital Clínico de Valencia bajo la dirección de la  doctora especializada en neuropsicología, Dª Isabel de la Fuente, y la colaboración de Don Mauricio Vasallo.

En este estudio se trataba de buscar la posible relación del ajedrez como método preventivo frente al Alzheimer, y sus beneficios en el retardo y nivel de gravedad en aquellas personas en que aparecían sus primeros síntomas. Para ello, se seleccionaron a 120 personas de los CEAM de Torrent, Jorge Juan, Islas Canarias y Cabañal, con edades comprendidas entre 55 y 87 años, si bien el 75%  de ellos tenía entre 65 y 79 años.

Se dividió a estas personas en dos grupos de 60 participantes. Uno de los grupos, casi todos ellos neófitos en ajedrez, recibió clases de este juego una hora y media a la semana durante un año. El otro asistió a otros cursos, pero no al de ajedrez, durante el mismo tiempo. A ambos se les realizaron pruebas psicotécnicas antes, durante y después de los cursos, siendo los resultados obtenidos al final del estudio muy elocuentes.

En el grupo de los ajedrecistas el 65% vio aumentado su rendimiento cognitivo mientras que en el otro grupo no hubo ningún aumento.

Algunos de los matices que se extrajeron fueron que aquellos que tenían mayores aptitudes y capacidades espaciales antes de la prueba fueron quienes menos mejoraron, porque de antemano ya poseían esa capacidad, siendo los menos dotados los que mayormente aumentaron esa capacidad cognitiva.

Otra de las conclusiones extraídas es la referida a que el rendimiento cerebral baja como consecuencia de la pérdida de neuronas a que hacíamos referencia anteriormente, pero debido a la mejora de las conexiones entre las que quedan, este rendimiento cerebral no solo no había bajado sino que había aumentado considerablemente.

Todas estas observaciones obtenidas a la conclusión del estudio fueron profusamente explicadas por la doctora De la Fuente en una conferencia destinada a difundir los resultados del estudio.

Este informe confirma una deducción lógica: dado que el Alzheimer ataca en su primera fase funciones que dependen de la corteza cerebral, como la memoria y la concentración, y ambas facetas se desarrollan mucho con la práctica del ajedrez, la deducción consiguiente es que este juego puede tener una vital importancia en su prevención.

De los resultados de este estudio no sería prudente extraer la conclusión de que sea ésta una prueba científica contundente. Serán necesarios más ensayos, que ya se están haciendo, con grupos más numerosos y mayor duración en el tiempo.

Otra deducción a extraer que no tiene que ver con el estudio mencionado, pero sí con la relación ajedrez-Alzheimer es que no se tiene conocimiento de ningún ajedrecista que padezca esta enfermedad, de este hecho también se puede inferir alguna conclusión, que podríamos definir como que nuestro cerebro puede entrenarse y ese entrenamiento nos protege del deterioro cognitivo.

En algunos CEAM, las corporaciones locales y autonómicas han puesto en marcha cursos para los mayores que contienen estrategias para el entrenamiento de la memoria. También hay en el mercado juegos para personas mayores que contienen cálculos, problemas y otras estrategias que estimulan esas áreas cognitivas, pero ninguno hasta el presente se ha manifestado tan eficaz y con estudios científicos realizados como el ajedrez.

En cualquier caso, el ajedrez por sí mismo no va resolver un problema tan grave como el Alzheimer del que tan poco se conoce. Pero sí puede ser un método preventivo unido a un estilo de vida sano, sin abusos del alcohol, del tabaco, con una alimentación sana y proporcionada, y la realización de actividades físicas periódicamente.

Informa: Joaquín Soriano Sanchis

FaceBook  Twitter  

Notícies